Cerrado por trabajo.

Pienso en la noche. Pienso en estar un sábado por la tarde solo en una redacción de periódico. Las luces estás apagadas por sectores y sólo se oye el tenue zumbido de los ordenadores encendidos. Media tarde en un polígono que llega a su punto de ebullición entre semana y descansa sábados y domingos.
Casi cambio de mes. Cierran los polideportivos, las bibliotecas y las calles rugen de otra forma. En agosto se descubren los parques en Madrid, que decía Benedetti. Todo parece más tranquilo aunque todo siga igual.
Y llega la noche. Parece un momento de tregua al calor, pero qué va. Jode más que por la noche haya bochorno.
Y el caso es que recuerdo noches en los Andes. Y lo recuerdo porque lo hablaba el otro día con Pablo: eso tugurios de pinturas goyescas. De gente con piel de cuero y deformada por el alcohol, con aliento insecticida y bebiendo ‘chicha’ de maíz, una bebida oscura y densa, con tropezones sólidos y un sabor amargo.

Se va el mes. Pienso en Goya y pienso en que el último sábado que pasé aquí mi padre se llevó tal cantidad de periódicos que se pasó hasta el día siguiente leyendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: